Beneficios de las manualidades en niños: el cartón pluma

Es de sobra conocida la enorme cantidad de beneficios, tanto psicológicos, físicos, como sociales, que conlleva habituar a los más pequeños de la casa en materia de manualidades. La comunidad de expertos formada por psicólogos infantiles y pedagogos, afirma sin dudarlo que cualquier manualidad estimula y refuerza los procesos mentales y el control del cuerpo y las emociones.

Practicar con materiales tan comunes como el cartón pluma, la goma eva, el fieltro, la cartulina, el papel o la plastilina, ofrece grandes y muy beneficiosas reacciones en nuestras hijas e hijos, y solo tenemos que tener una tienda online de confianza para conseguir cartón pluma barato de forma rápida, así como el resto de materiales. Eso sí, es importante que los materiales sean siempre de buena calidad, para que al comprar cartón pluma, plastilina o lo que necesitemos, podamos llevar a cabo nuestra actividad sin contratiempos.

El cartón pluma o foam es un material muy ligero y rígido, compuesto por dos materiales que, por su estructura, se hace muy fácil el trabajar. El centro del cartón pluma lo conforma un panel de espuma muy parecido al poliestireno, expandido, recubierto o forrado por otro material más rígido como es el cartón.

Este material es ideal para que los niños comiencen a practicar sus artes creativas y tiene muchas posibilidades, como la realización de esculturas, para lo que se necesitarán unas simples tijeras. Una simple tijera escolar puede ser buena para empezar a utilizar este material y nos servirá para ir esculpiendo las más variadas formas, con lo que potenciaremos también el interés y la educación infantil en cualquier sentido que queramos dirigirla. Y es que con la tijera y el cartón pluma las posibilidades que se nos abren son infinitas, gracias a que es un material muy maleable, con poco peso y fácil de seccionar.

 

cartón pluma

 

Pero no acaban aquí las posibilidades artísticas del cartón pluma o foam. Su última capa (la superficie de este material) es el cartón, por lo tanto es ideal para pintar sobre él, pues es lisa y resistente a muchos materiales utilizados como la pintura, siempre y cuando no nos excedamos con la cantidad de agua utilizada. Además es muy usado para variedades pictóricas, como el collage, donde a los dibujos iremos añadiendo fotografías, arena, o los más diversos objetos que agarren bien formando una obra tridimensional de gran impacto visual. También es muy utilizado como material donde se imprimen imágenes gracias a técnicas como la impresión y el colado. Un elemento muy recurrente para la exposición de fotografías, por su diferencia estética, y además mucho más ligero que el cristal tradicional.

Por último, también es utilizado en arquitectura para la elaboración de maquetas útiles para la presentación de proyectos, como decíamos, sobre todo porque es muy fácil de recortar y de transportar. Igualmente, dentro del ámbito de la arquitectura y a efectos prácticos de construcción, se aprovecha su capacidad aislante y acústica instalándolo en las paredes, aunque este último uso no entra dentro de las funciones específicas de las manualidades para niños de las que trata este artículo.

Los anteriores mencionados sí que pueden ser usados por los niños y niñas más jóvenes, y es que aunque sea utilizado para el trabajo de profesionales normalmente, es un material ideal para potenciar habilidades y beneficios que solo las artes manuales producen en los más pequeños.

Beneficios de las manualidades en los niños

Como decíamos al principio de este artículo, las manualidades ofrecen beneficios de gran valor a los más pequeños que los acompañarán para siempre en su vida de adultos y el primero de ellos es la creatividad. Con estos trabajos los niños encuentran nuevas formas de expresión, pudiendo mostrar el mundo tal y como ellos lo sienten y perciben, combinando lo real con lo imaginado o trabajando el lóbulo derecho del cerebro (que es el lado creativo de la mente) al mismo tiempo que desarrollan cualidades tan valiosas para el futuro como la paciencia y la constancia.

Las manualidades también fomentan la atención y la concentración, y es que los niños con sumo placer centrarán sus sentidos en un solo objetivo, con lo que aprenderán a concentrarse cada vez que lo consideren oportuno. La memoria también se verá potenciada, pues se fijan en cómo trabajan sus educadores y padres copiando los pasos y movimientos para conseguir resultados parecidos.

Por supuesto la psicomotricidad en su más amplio espectro se verá también desarrollada, pero con más incidencia en el área motora fina, aquella que trabaja la soltura de la mano y el manejo de los dedos como herramientas, ejercitándolos y volviéndolos más fuertes y eficaces.

Por último, cabe señalar el fuerte aumento de la autoestima que reciben los niños al ver terminada alguna de sus obras y ser alabada por sus padres y tutores. Cada vez que afronten un reto y consigan llevarlo a cabo se sentirán íntimamente recompensados, entendiendo que el esfuerzo y la concentración ofrecen alegría y satisfacción. Es muy importante que esta parte los adultos la valoren, valorando con ello el trabajo que han realizado y poniendo en relieve el tiempo, el esfuerzo y la imaginación depositada en los resultados.

 

*Texto elaborado por Israel Guerra




Autor: Almudena Orellana

Cofundadora del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, escritora creativa y redactora jefe. Leer más

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *