Frases mágicas para calmar a niños furiosos

La ira, la rabia o el enfado, son emociones muy comunes en todos los seres humanos y los niños no escapan de ello. Algunos pueden experimentar episodios esporádicos por algo que consideran injusto, otros tienen un temperamento explosivo constantemente o lo manifiestan con mucha frecuencia… En este último caso, es recomendable canalizar la ira con actividades como el deporte.

Lo importante es que el niño aprenda a canalizar la ira, para que la utilice a su favor y comprenda que las decisiones deben tomarse después de que llegue la calma.

 

¿Cómo puedes ayudar como padre a que consiga esa calma?

Existen algunas frases mágicas que te ayudarán. ¡Toma nota!

  1. Enfadarse está bien, los adultos también lo hacemos, pero lo que nos molesta debe solucionarse después de que nos calmemos.

Es importante que le hagas entender a tu hijo que la ira es una emoción normal y que no está mal sentirla. La rabia o la molestia hacen que solucionemos lo que nos parece injusto y decirlo o reclamarlo siempre nos hace sentir mejor. Pero hay que tener cuidado con las palabras que se utilizan, ya que la calma y el sosiego siempre son los mejores consejeros.

  1. No te entiendo cuando gritas, si utilizas otro tono de voz podré ayudarte mejor.

Jamás dejes que tu hijo te grite, no está bien, y debes dejárselo claro. Pero no se lo digas con más gritos porque estarías haciendo exactamente lo mismo que tu hijo.




  1. Puedes enfadarte con otro, pero no está bien que le hagas daño. Cuando te calmes lo solucionaremos.

Nunca debes justificar que tu hijo le pegue a otros o que reaccione a la violencia con más violencia. Deja que se calme y comprométete con él a solucionar el problema. Invítalo a que vaya al rincón de la calma (o cualquier otra dinámica positiva) y cuando salga de allí, buscad una solución juntos.

  1. Tirar los juguetes hará que no tengas más y ellos no te han hecho nada.

Es necesario enseñarles a los niños que cuando se está enfadado se pueden destruir relaciones y cosas que nos agradan y nos ayudan. No tiene sentido destruir nuestras propias cosas, ni aquello que nos hace feliz todos los días.

Las palabras son mágicas, no solo por las frases que pensamos y decimos, sino también por el tono de voz que utilizamos. Utiliza estas frases con un tono de voz dulce, no las digas con más ira, con ironía o con un aire de superioridad.

También puedes probar con la medicina de los abrazos, principalmente cuando el niño/a tenga motivos para estar enfadado o disgustado. Un abrazo, además de calmarlo, transmite seguridad y mucho cariño. ¿Puede haber algo más positivo?




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

5 Comentarios

  1. Buenos dias, tengo un bb de 3 años 6 meses, él es muy renegon y cuando quiere hacer cosas q me disgustan él me mira y me reta, yo lo grito constantemente y le hablo con voz alta, creyendo q asi me hara caso, muchas veces me siento culpable cuando lo grito o aveces hasta le doy nalgadas o jalones de orejas; me pongo a llorar y él me ve y me pregunta xq estoy llorando, me abraza y me dice mi mamá preciosa, y es cuando me siento peor como madre, y lloro, que puedo hacer no quiero seguir tratandolo asi y no quiero sentirme asi de mal, él esta ultimamente muy desobediente, no me hace caso…

    Publicar una respuesta
    • Ser mamá no es fácil, yo tengo una hija de 18 y otra de 12, dos personalidades diferentes. Aprendí de mujeres mayores que yo con hijos respetuosos y me funcionó. Mis hijas me respetan, sin embargo, no me temen.

      Nunca olvides que eres la mamá y no necesitas demostrar tu autoridad.

      Mientras son chicos a mí parecer se frustran mucho porque no tienen el vocabulario suficiente para expresar lo que sienten, incluso ni siquiera entienden lo que sienten, mucho menos manejar la emoción. Entonces los gritos y berrinches los puedo al menos yo, entender. Son una muy buena oportunidad para enseñarles a expresar lo que sienten, con el tiempo ya puedes anticipar cuando va a ponerse así y antes que empiece decirle a tu manera y recordando que eres su mamá, me parece que te vas a molestar, recuerda que no es necesario, respira profundo, hazle cosquillas, dile una broma….el punto es sacarlo de la situación que le causa molestia. Sí ya está en el berrinche le ayudas a tranquilizarse y le pides que te expliqué lo que le molesta, si te dice algo de mala manera le dices como uy creo que quieres decir…”la manera adecuada” el truco es no envolverte en la situación de gritos. Recuerda, no necesitas demostrar que tú mandas, tú mandas, eres la mamá. Si tú no le tienes paciencia y le ayudas a comunicarse de manera positiva, como será con otras personas… enséñale con amor firme.

      Mis hijas de vez en cuando me viran los ojos, claro son adolescentes y les encanta virar ojos y yo digo ahora uyy como que me viraste los ojos? Voy hacer buena, repetiremos el momento pero sin virar los ojos. Ah ese momento ya me están pidiendo perdón y riendo mientras recreamos el momento. Porque de veras que hago que actúen.

      Mantén un buen tono de voz, no pierdas el control, recuerda que le estás enseñando a manejar su molestia y a comunicarse, anticipa el momento de crisis y cambia la dinámica, cuando terminen dale un abrazo, dile que lo amas y dale un beso. Felicitarlo cuando se comunica bien, cuando no haga el berrinche y pedir perdón cuando pierdes el control.

      De todas formas si está irritado constantemente debes decirle al pediatra para que te refiera a algún especialista. Siempre investiga que es lo que irrita o entristece a tus hijos.

      Publicar una respuesta
    • Morira linda trata de hablar con el en la noche y dile que no te gusta calmadamente disculpate con el por y cuando te haga esos verrinches mandalo para el rincon y miralo seriamente y dejalo.3 mintos castigado y dile por que lo castigas y que no quieres que lo buelva hacer y cuando te grite dile que no le pondras atencion asta que te hable bonito espero te airva mi consejo yo tengo un niño de 4 y me ha servido eso

      Publicar una respuesta
    • Hola Chyntia, tené en cuenta que dificilmente puedas enseñarle a tu pequeño a manejar sus emociones si no aprendes primero vos a manejar los tuyos. El mensaje que le estas transmitiendo es que ante el enojo o la frustración, pegar y gritar es lo normal. Y eso es todo lo contrario a lo que debemos apuntar. Si me permitís, te sugiero que trabajes primero en tus emociones. Internet puede ser una herramienta muy útil para buscar estrategias de manejo de emociones. Tanto para niños como para adultos. No digo que sea fácil, pero al igual que cuando se construye una casa, en la construcción de un niño,lo más importante son los cimientos. Fuerzas y éxitos!!!

      Publicar una respuesta
  2. Hola,
    Un bebé aprende de su entorno, si tú le gritas y le pegas, él aprende a comportarse de esa manera, así mismo también te colocas a su nivel y el niño va aprendiendo de estas situaciones que con la edad que tiene no entenderá en su totalidad, por eso cuando lloras él te muestra su lado dulce e inocente y con su amor te empieza a acariciar.
    Recuerda que el castigo no educa, controla tus emociones y empieza a mostrarle la manera en que se debe comportar y como te debe hablar.

    Publicar una respuesta

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *