Consejos para bañar a tu bebé

La hora del baño debe ser suave y estar llena de mimos. Se trata de ponerle mucho cariño y de hacerlo de forma relajada, pero si tienes dudas estos consejos te ayudarán:

 

Cosas que necesitarás

  • Baño de bebé (elige uno con  una altura cómoda para ti).
  • Alfombrilla antideslizante.
  • Cambiador.
  • Toalla capa de baño infantil.
  • Toallitas higiénicas.
  • Champú para bebé y jabón suave de bebé.
  • Barrera de crema para el área del pañal.
  • Pañales.
  • Ropa limpia.

 

Es conveniente tener todas estas cosas a mano para no tener que descuidar al bebé en ningún momento.

  • Cuándo realizar el baño

Baña al bebé a media mañana o a la tarde si el tiempo es lo suficientemente caluroso. En el primer par de semanas debes realizar el baño cada dos días, después puede hacerlo a diario.

  • Bañar a tu bebé recién nacido

Asegúrate de que en la habitación hay una temperatura agradable, evita zonas calurosas o frías. Puedes darle un juguete para que esté más tranquilo, pero cuando aún son muy pequeños la mejor opción es distraerle hablándole o cantándole una canción.

  • Temperatura del baño

Llena la bañera solo hasta la mitad, vierte el agua fría primero y luego la caliente, hasta alcanzar una temperatura cálida. Prueba el agua con el codo durante al menos 30 segundos o usa un termómetro de baño. La temperatura debe ser de aproximadamente 29,4˚ C., nunca dejes el agua demasiado fría o caliente, recuerda que los recién nacidos no mantienen su temperatura corporal controlada.




  • Preparación

Desviste al bebé, límpiale el culito de delante hacia atrás con toallitas; envuélvelo en una toalla suave y limpia suavemente su  cara con un algodón humedecido en agua hervida y enfriada. Limpia los ojos de la esquina interior hacia fuera. Utiliza una bola de algodón fresco para cada ojo. Limpia alrededor de cada oreja (sin olvidar detrás) y alrededor de la nariz.

  • Lavado

Sujeta firmemente a tu bebé, el pequeño debe sentirse seguro a la hora de entrar en contacto con el agua. Debes colocarte a un lado de la bañera y pasarle el brazo por la espalada de modo que tu mano sostenga su hombro y su cabecita descanse sobre tu antebrazo. Sumérgelo suavemente en el agua y empieza a enjabonarlo suavemente con una esponja infantil, empezando por tripita y cuello y pasando luego por las piernas. Pon especial atención en la zona de los pliegues y los genitales. Intenta no tenerle que dar la vuelta durante el baño.

  • Juego

Déjale disfrutar del agua. Deslízalo suavemente hacia atrás y hacia delante dejando sus piernas libres para que chapotee. Este es un momento que a tu hijo le encantará, pero no alargues esto demasiado tiempo porque el agua suele enfriarse con rapidez.

  • Secado

Sácalo del agua con suavidad y rapidez envolviéndolo con una toalla capa; sécalo con cuidado prestando especial atención a los pliegues debajo de los brazos, en la parte superior de las piernas y en el cuello. Después lo puedes untar de aceite masajeándolo suavemente mientras repartes la crema.

 

Vístelo con ropa cómoda y perfuma su ropa y cabecita con algún agua de colonia infantil, aunque este último paso no es necesario, porque el propio olor natural que desprenden los bebés es muy agradable y suficiente para ellos.




Autor: Bosque de Fantasías

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *