Tips y juegos para estimular la memoria

El juego es un mecanismo ideal para fomentar el desarrollo de la memoria en los más pequeños. Dichos juegos pueden adaptarse a las rutinas diarias y a esos hábitos que poco a poco los niños van adquiriendo y aprendiendo. Los hábitos diarios son fundamentales para el desarrollo físico y mental de los más pequeños y les aportan seguridad.

Cuando los niños se aproximan a los dos años de edad, ellos mismos comienzan a usar el juego para la propia estimulación, asociando conceptos e ideas e interiorizando toda la información que reciben y que el juego les aporta.  Pero, ¿cómo podemos ayudar nosotros a fomentar sus habilidades y en concreto al desarrollo de la memoria?

 

La importancia del lenguaje y de la comunicación

La comunicación con un niño pequeño siempre es beneficiosa, por lo que es importante que esto se haga desde que los niños son recién nacidos, y que se haga correctamente, usando el lenguaje como es y no con diminutivos ni transformaciones infantilizadas, como puede ser denominar tete al chupete o pocholate al chocolate. Esto no quiere decir que no se puedan hacer salvedades en ocasiones, pero de ninguna forma esta forma de hablar más infantilizada debería convertirse en la norma.

Y es que el lenguaje es fundamental también para el desarrollo de la memoria, por lo que se debe poner mucha atención en la forma en que lo utilizamos y en cómo podemos adaptarlo a juegos con los cuales captar la atención de los más pequeños.

 

Juegos para recordar y disfrutar

A continuación os mostramos una serie de juegos muy recomendables para ejercitar la memoria con los más peques.

  • El poder de la memoria y los colores. Elabora tarjetas y pinta parejas de colores llamativos. Luego dales la vuelta y ve descubriéndoselas a tu peque hasta que pueda hacer parejas con todas ellas. El juego puede ir ampliándose, cada vez con más parejas, según el niño o la niña vaya creciendo y comprendiendo.
  • Esconder a los muñecos. Utiliza algunos de los muñecos de tu hijo/a y escóndelos en algún lugar sencillo y alcanzable. Puedes permitir también que el peque vea hacia dónde te diriges para que pueda buscarlo más fácilmente y sentirse parte activa y plena del juego. Puedes enfocar el juego como si se tratase de que el súper héroe (el niño o la niña), rescate del malvado dragón/ogro/monstruo etc., a sus muñecos.
  • ¿Dónde está mami? Este es juego muy sencillo, pero su extrema sencillez no resta ni un ápice de diversión a los más pequeños, que siempre disfrutan con él en las primeras etapas de la infancia. Juega con él, según vaya creciendo y adquiriendo conciencia de la familia, a que adivine dónde se encuentra el abuelo, la abuela, papá…No se trata de esconderse físicamente, sino de disimular con gestos para que el pequeño pueda identificar y disfrutar al mismo tiempo, así como comprendiendo que se trata de una broma y de un juego. Cuando adivine dónde está cada cual apláudele o sorpréndete, para que se dé cuenta de lo importantes que son sus avances.
  • Cada cosa con su nombre. Juega a preguntar cómo se llaman todos y cada uno de sus objetos o juguetes cotidianos, ya que de esta forma, además de adquirir vocabulario, el niño aprenderá a reconocer, identificar y nombrar correctamente todo cuanto le rodea.



Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *