Obesidad infantil, un monstruo a derrotar

La obesidad infantil es un tema que preocupa cada día más, ya que las cifras parecen seguir yendo en aumento. La Organización Mundial de la Salud ha revelado datos que indican que hay más de mil millones de adultos con sobrepeso y dentro de ellos 300 millones de obesos, y esto es algo que también afecta a los niños, desgraciadamente.

El crecimiento de estas estadísticas se debe, en parte, al cambio de hábitos que ha experimentado la sociedad en la que vivimos hoy en día, y esto hace referencia a padres que trabajan más tiempo del que querrían, a niños que son alimentados con comida rápida para salir del paso… y a la dificultad que a veces tenemos para decirles que NO por el hecho de sentirnos culpables de ese poco tiempo que muchas veces pasamos en casa.

Cuando un niño sufre obesidad, existen altas probabilidades de que se convierta en un adulto obeso en el futuro. El sedentarismo, debido al aumento de horas que este tipo de niños suelen pasar frente a la televisión o a los videojuegos, también hace que la salud se resienta todavía más, agravando los síntomas del exceso de peso y perjudicando a la movilidad y al desarrollo adecuado del cuerpo. Estas son suficientes razones para ser conscientes como adultos de la importancia que tiene una buena alimentación desde que nacemos, y de la necesidad que existe de ser responsables del cuidado de nuestro cuerpo.

 

¿Qué riesgos tiene la obesidad y el sobrepeso en niños?

El problema del sobrepeso, como hemos podido ver, ya no es algo solo de adultos. Los niños cada vez se ven más afectados por dicho exceso de peso y por el temido monstruo de la obesidad, una enfermedad que perjudica notablemente el desarrollo de los más pequeños que la sufren y a la que deberíamos derrotar cuanto antes.

El sobrepeso y la obesidad indican que una persona se encuentra bastante o muy por encima del peso ideal que le correspondería, conforme a medidas y a edad. Cuando ese exceso de peso supera en un 20% o más el peso adecuado, hablamos de obesidad. En cualquier caso, ambo trastornos deben ser combatidos y suprimidos en la medida de lo posible.

Pero esto no es nada fácil, y es que la percepción del exceso de peso ha ido cambiando mucho con el paso de los años. Por ejemplo, décadas atrás, cuando se veía exceso de peso en niños se asociaba con la salud y el buen estado del cuerpo, sin embargo, esta idea ha cambiado y ahora somos conscientes de que puede ser peligroso para la salud. Así mismo, la creencia bien extendida de que un niño pequeño que tenga sobrepeso tarde o temprano lo perderá, no es cierta, y por ello es preciso adquirir buenos hábitos de alimentación cuanto antes y desterrar los tópicos y las creencias sin fundamento.

Consecuencias más comunes

Las consecuencias más comunes de la obesidad en niños son las enfermedades cardiovasculares, las alteraciones esqueléticas o la hipertensión arterial, entre otros aspectos que pueden afectar a la salud de los pequeños. Este tipo de consecuencias y enfermedades son progresivas, por tanto, cuanto menor sea la edad de la persona que las presenta, mayor será el riesgo de sufrir una complicación de salud a lo largo de la vida. En este sentido, los especialistas en medicina indican que tener un hijo que sufre de obesidad no es un asunto baladí y los padres afacetados deberían reflexionar seriamente sobre ello y replantearse sus hábitos de vida. No olvidemos que la obesidad, además de causar problemas físicos y de salud, también puede causar serios problemas psicológicos y de autoestima.

Acudir a nutricionistas o consultar todas nuestras dudas con los profesionales médicos, puede ser un primer paso para poder aprender sobre hábitos saludables y mejorar la salud de aquellos a los que tanto queremos. Así mismo, motivar la práctica del deporte e incorporarla a la cotidianidad de las familias, puede ser un excelente aliado para acabar con el sobrepeso y con el temido sedentarismo.

Y es que no se trata de cuestiones estéticas o superficiales, sino de la salud de esas pequeñas personitas que dependen de nosotros, los niños de hoy y los adultos del mañana.




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *