6 modelos de padres y madres que deberías conocer

Se cree que existen múltiples modelos de padres y de madres, que no significa otra cosa que la forma diferente con la que ejercen su paternidad y su rol frente a los hijos. Estas clasificaciones, que a veces responden a criterios psicológicos o sociales, pero también a estereotipos algo más desterrados, siempre son buenas para poder reconocernos como adultos y analizar el papel que estamos desarrollando en la crianza de los más pequeños.

No se trata de reconocernos en un modelo exacto, sino de conocer y de extraer conclusiones sobre lo que en realidad querríamos hacer y ser frente a nuestros hijos.  Distintos tipos de padres y madres, o distintas formas de relacionarse con los hijos.

¡Echa un vistazo a algunos de los modelos más destacados!

 

Estilos y clasificaciones de papás y mamás en la crianza

  • Padres vintage

Este tipo de padres, como principio fundamental, exigen obediencia a ciegas en la línea estricta que mostraban muchos padres de antaño. Hacen un uso frecuente o continuo del castigo, asemejándose a veces el hogar a un cuartel militar, en lugar de a una casa familiar. Generalmente son muy poco comunicativos y jamás se les escuchará decir, o muy pocas veces, palabras de ánimo, de orgullo…, y mucho menos de cariño hacia sus hijos e hijas. La frase favorita de este tipo de padres es: “porque lo digo yo y punto”.

Sus hijos, aunque finalmente se eduquen en la obediencia, habrán desarrollado también, casi con toda seguridad, un alto nivel de estrés y de angustias.

  • Padres colegas

Hoy en día son los que más encontramos, y realmente producen mucha ternura cuando están con sus hijos. Son muy comprensivos (a veces demasiado), y ya de pequeños les consultan todo y les conceden todo a sus hijos: si quieren tal o cual cosa, si prefieren pasear o quedarse en casa, etc. Cuando sus hijos crecen, se unen al grupo de amigos de sus hijos como uno más, pueden llegar incluso a irse de fiesta con ellos o a permitir determinadas actitudes poco adecuadas con tal de “permanecer en la onda”. Una de las frases favoritas de este tipo de padres es: “soy el mejor amigo o la mejor amiga de mis hijos”.

Es posible que a este tipo de padres no se les pueda reprochar el cariño, pero sus hijos crecerán con una falta importante de límites, lo que a la larga puede traer consecuencias más negativas que positivas.

  • Padres ecológicos

Cuando sus bebés son aún pequeños, este tipo de padres ya pueden identificarse fácilmente: usan pañales reciclables y no dan de comer nada que no sea “verde-eco-bio”, o incluso vegano-vegetariano. Este tipo de padres apuestan cien por cien por la lactancia materna, y suelen alargarla mucho en el tiempo, lo que a veces choca con los convencionalismos sociales. Apuestan también por una alimentación basada en verduras y son remisos al consumo de carnes, generalmente por su alto sentido de la justicia con respecto a los animales. La frase favorita de estos padres “eco” puede ser: “eso es perjudicial para mis hijos”.

Aunque este tipo de crianza no presente, a priori, ningún elemento negativo, es cierto que puede terminar coartando la libertad de elegir de los menores con respecto a temas tan importantes como la alimentación o el estilo de vida saludable.

  • Padres endiosados

Este tipo de perfil suele responder a padres y madres separados. Al margen de la vida y de la educación que hayan llevado con respecto a sus hijos en el pasado, la separación hace que terminen reprochando cosas a sus hijos de los otros progenitores, y a creerse que se encuentran por encima del contrario y que el otro o la otra todo lo hacen mal.

Este tipo de actitudes son muy perjudiciales para los hijos, puesto que al drama que supone para los niños muchas veces una separación, se une la falta de respecto y de coordinación educativa. Una frase típica de estos padres puede ser: “no hagas ni caso a tu padre/madre”.

Los hijos que crezcan bajo este tipo de roles terminarán deseando huir del seno familiar, o sentirán a la larga la necesidad de tomar partido, lo que siempre es un drama para un hijo y una herida emocional. 

  • Padres tiquismiquis

Este tipo de padres quieren tanto a sus hijos, que tienden a la sobreprotección irracional. Esto se puede observar desde el nacimiento, cuando no dejan de leer etiquetados ni de preguntar al pediatra sobre la conveniencia de un tipo de papilla u otra, sobre la forma de poner o de ajustar el pañal, sobre el tipo de padres que integran la guardaría de sus hijos…Cualquier cosa puede ser motivo de angustia para estos padres, que sin duda liderarán los cada vez más habituales grupos de Whatsapp de las escuelas.

Estos padres serán adictos al móvil, el cual usarán fundamentalmente para buscar información sobre cómo educar o atender a sus hijos correctamente. Tenderán a pensar que no hacen bien sus funciones, lo que puede generar un desasosiego muy desconcertante, sobre todo a los padres y madres primerizos.
No suelen reconocerse por ninguna frase en particular y corren el riesgo de no dejar evolucionar a sus hijos.

  • Padres campechanos

Este tipo de padres y de madres han desarrollado la idea de que los niños logran sobrevivir a cualquier tipo de situación, sin que generalmente los padres tengan o deban intervenir, porque dicha forma de actuar les vuelve niños fuertes e inmunes al dolor. Estos padres dejarán que sus hijos riñan en el parque con el fin de que solucionen sus conflictos y no serán muy fans de coger ni llevar en brazos a los niños, mucho menos cuando se hayan caído. Una de sus frases típicas es: “no pasa nada”, y este tipo de actitud puede hacer que sus hijos tengan dificultades, tarde o temprano, para aprender y reconocer sus propias emociones.

No nos olvidemos de que los más pequeños necesitan la atención y el cariño de sus padres, y que aún no tienen las suficientes herramientas como para solventar cualquier problema o circunstancia que se les presente por sí mismos.

 

En general, existen muchos más tipos de crianza, pero siempre debemos tenerlos en cuenta como simples modelos, sin que esto pueda afectarnos de manera personal. Una forma de entretenimiento y de observación, sobre lo que de verdad queremos y no queremos para nuestros hijos. Quizá, en la mesura, se encuentre el término medio.

Y tú, ¿qué tipo de padre eres?




Autor: Almudena Orellana

Cofundadora del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, escritora creativa y redactora jefe. Leer más

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *