Técnica del volcán para controlar la ira y los impulsos

La técnica del volcán trata de enseñar a los niños cómo pueden controlar sus impulsos en situaciones de estrés o enfado. El funcionamiento es sencillo, igual que los volcanes, las personas sienten previamente sentimientos de disgusto, ira o irritación de forma interior que se asemejan a los temblores previos a una erupción volcánica. Si no somos capaces de controlarlos, tendemos a expulsar nuestros sentimientos de un modo dañino mediante palabras o actos, como la expulsión final de la lava a través del volcán.

Con esta técnica trataremos que los niños puedan reconocer estos impulsos y puedan controlarlos.

 

Cómo reconocer las situaciones de ira y disgusto

Existen muchas situaciones repetitivas por las que un niño puede enfadarse, es por eso que debemos decirle que reconozca y anote dichas situaciones que promuevan en él sentimientos de molestia o disgusto.

 

¿Qué cosas le enfadan?

Primeramente debemos preguntar cuáles son las cosas que enfadan al niño/a. Identificar las situaciones conflictivas es el comienzo para tener el control sobre las mismas.

Cada situación debe ser apuntada en un cuaderno en forma de lista. El niño la debe tener a mano para que pueda identificar dichas situaciones cada vez que ocurran. Podemos decorar las hojas con divertidos dibujos y colores llamativos para que lo vea todo como un juego.

 

Describir cada situación de forma más concreta

Palabras, gestos o actos pueden ser los desencadenantes de que el niño explote por dentro. Debemos hacer que anote cuáles son dependiendo de la situación. Por ejemplo: Cuando un niño no quiere comer y sus padres le dicen que si no come se quedará castigado en tu cuarto. En este tipo de situación un niño se sentirá muy frustrado y/o enfadado, por lo que si vamos aplicando la técnica del volcán correctamente, pronto el niño aprendería a representar su malestar ante una situación como esa en un papel. Podemos hacer una representación dibujando pequeñas gotas de lava en la parte inferior del volcán en forma de palabras o acciones.

 

La mitad y el final del volcán

A continuación debemos hacer una línea horizontal justamente antes de que lleguen al cráter. En ese momento debemos explicar al niño que ese debe ser el límite fijado para su enfado, sin tener que llegar a más y evitar que el volcán entre en erupción.

Cuando sienta que puede sobrepasar esa línea, deberemos explicarle que debe hablar con sus propios padres para resolver esa situación por la que está enfadado, de un modo relajado y tranquilo y llegando a un acuerdo con ellos.

 

Técnicas de relajación para niños

Es muy importante enseñar a los niños diferentes técnicas de relajación ante esas situaciones y cuáles son sus beneficios. Puedes leer más sobre nuestras técnicas en los siguientes enlaces:




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *