Resiliencia: una capacidad más valiosa que nunca

La capacidad de ser fuerte, a pesar de las circunstancias, es una habilidad que todo niño necesita aprender para superar los obstáculos que se le presenten en la vida. La resiliencia es la capacidad que tiene una persona para afrontar las adversidades y transformar la situación en una experiencia positiva.

Entonces, cuando hablamos de resiliencia, estamos hablando de la capacidad de un niño para hacer frente a los altibajos y para recuperarse de los desafíos que también se experimentan durante la infancia, por ejemplo, mudarse a una nueva casa, cambiar de escuela, estudiar para un examen o lidiar con la muerte de un ser querido. El desarrollo de la resiliencia ayuda a los niños no solo a lidiar con las dificultades actuales, que son parte de la vida, sino también a desarrollar las habilidades y hábitos básicos que les ayudarán a enfrentar los desafíos que surjan más adelante, durante la adolescencia y la edad adulta.

 

resiliencia-metas

 

Por eso es indiscutible que la resiliencia es importante para la salud mental de los niños. Aquellos con mayor capacidad de recuperación estarán en mejores condiciones para manejar el estrés, que es una respuesta común a los momentos difíciles. Recordemos que el estrés es un factor de riesgo de cara a nuestra salud mental, pues puede crear situaciones de ansiedad y depresión si el nivel de estrés es severo o continuado en el tiempo.

Todos podemos ayudar a los niños a ser más resistentes, por lo que la buena noticia es que no tendrán que hacerlo solos. Desarrollar la resiliencia de los niños es asunto de todos (padres, abuelos, tíos, maestros…), y nunca es demasiado temprano o demasiado tarde para comenzar, ya que podemos hacer algunas cosas en nuestra propia casa.

¿Cómo podemos ayudar a los peques a trabajar y desarrollar la resiliencia? En el siguiente artículo daremos algunas pautas para comenzar.

 

 

Ideas para desarrollar la resiliencia en los niños

Una forma de explicar el concepto de resiliencia es imaginar un avión que encuentra turbulencias en pleno vuelo. La turbulencia, o mal tiempo, representa la adversidad. Diferentes aviones responderán a las malas condiciones climáticas de diferentes maneras, de la misma manera que diferentes niños responden a la misma adversidad de diferentes formas. Pero, ¿qué podemos hacer nosotros?

 

  • Enseña a los niños a tener amigos

El poder hacer amistades y conservarlas es importante para afrontar tiempos difíciles. Enséñales el valor de la amistad y dales siempre apoyo en casa. En la escuela, mantente pendiente de que el niño o niña no esté aislado y anímale a unirse a grupos. También puedes crear momentos en casa en los cuales puedan compartir tiempo con amigos, como una fiesta de pijamas o un cumpleaños.

 

  • Mantén una rutina diaria

La rutina da seguridad a los niños y les ayuda a sentirse cuidados, lo que es muy importante especialmente en los más pequeños. Las rutinas proporcionan tranquilidad, disminuyen el estrés y ayudan a encontrar el equilibrio de nuevo en los momentos difíciles.

 

  • Crea métodos de escape y diversión

Las rutinas y las obligaciones son importantes, pero también hay que enseñar a los niños que está bien relajarse, jugar y encontrar actividades deportivas con las que disfrutar y estar saludables. Esto, además, permite liberarse del estrés y encontrar formas de escape positivas en momentos tensos.

 

  • Ayúdales a plantearse metas

En la vida es importante plantearse metas realistas, ya que esto nos permite conocernos a nosotros mismos también al plantearnos objetivos. Además, las metas ayudan a los niños a desarrollar la habilidad de hacer un plan con fechas y tareas realizables. También les permite celebrar y mejorar su autoestima cuando alcanzan sus metas.

 

  • Enséñales a reírse de sí mismos

Muchas veces nos equivocamos y la actitud que se tiene, por lo general, es de vergüenza. Si enseñas al niño/a a reírse de sí mismo y de sus propias equivocaciones, le ayudarás también a ser más tolerante consigo mismo, incluso más humilde y más amable con otras personas que se equivocan.

 

resiliencia-humor

 

  • Implementa el humor en la adversidad

Recordamos mucho como otras personas nos hacen sentir tanto en los tiempos buenos como en los malos. Cuando el humor se funda en momentos adversos, se logra fijar más en el niño la lección de la adversidad. Mientras que, cuando pasamos por momentos difíciles donde la tristeza se apodera de nuestro interior, su cerebro buscará no recordar esos momentos por una acción inconsciente y defensiva contra el dolor, por lo que no servirá como lección de vida. ¡Enseñar a vivir a los niños con sentido del humor es fundamental para la resiliencia y para una vida feliz!

 




Autor: Almudena Orellana

Cofundadora del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, escritora creativa y redactora jefe. Leer más

Comparte este artículo en

1 Comentario

  1. Un post maravilloso y muy importante sobre todo en estos tiempos saber que es la resiliencia y cómo podemos fomentarla desde pequeños.
    Gracias por compartir.

    Publicar una respuesta

Responder a Javier Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *