Disciplina en el aula promoviendo la responsabilidad

La palabra “disciplina” puede tener distintos significados, y muchas veces se entiende como una forma de “castigar a los niños con el fin de que se comporten”. Otra forma de definir la disciplina mucho más positiva, sin embargo, es la de “enseñar a los niños o alumnos a comportarse de manera responsable“.

Muchos de los enfoques que se tienen sobre la disciplina y que son utilizados en la educación se centran en castigar a los estudiantes y en usar recompensas para influir en su comportamiento en el aula. Pero, dado que los problemas de disciplina a menudo se mencionan como uno de los más desafiantes de los maestros de hoy en día, es posible que necesitemos buscar otros enfoques y repensar de nuevo el concepto de la disciplina. En consecuencia, acercarse a la disciplina desde la perspectiva de “enseñar a los estudiantes a comportarse de manera responsable” y no tanto de castigar, puede ayudarnos a lograr dicho objetivo.

 

disciplina-niños-aula

 

Podemos decir, en este sentido, que enseñar a los estudiantes a asumir la responsabilidad de su propio comportamiento y aprendizaje puede ser muy importante, así como respetar a los demás, valorar las diferencias individuales o practicar el juego limpio. Existen diferentes modelos que se han utilizado con éxito como marcos curriculares para ayudar a los maestros a estructurar sus programas en esta línea, y adaptar sus estrategias de enseñanza involucrando a los estudiantes en la consecución de la responsabilidad personal y social.

Una buena forma de enseñar a los estudiantes en este sentido es lograr que aprendan a ser responsables dándoles una cantidad cada vez mayor de responsabilidad y tratándoles cuidadosa y seriamente. Se trata de empoderarles para que asuman una mayor responsabilidad por sus acciones y enseñarles al mismo tiempo otras cosas como el preocuparse por sus derechos y por los sentimientos y necesidades de los demás. Y es que considerar y respetar los derechos y sentimientos de los demás es esencial para el logro del bienestar social. Además, los maestros pueden usar también estos parámetros para planificar, enseñar y evaluar el aprendizaje de los estudiantes.

 

 

Pasos necesarios para trabajar con los alumnos la responsabilidad

 

  • Empatía y respeto

Los estudiantes controlan su propio comportamiento y muestran respeto por los sentimientos y derechos de los demás. Los estudiantes entienden que todos tienen derecho a participar y que hay que resolver los conflictos de manera pacífica. Debe enseñarse a reconocer y respetar las diferencias de opinión y a negociar dichos conflictos. A mayor conciencia de la empatía y comprensión del impacto de nuestras opiniones y actos sobre el comportamiento de los demás, mayores posibilidades de éxito.

 

empatía-niños-aula

 

  • Participación y esfuerzo

La clave está en ayudar a los estudiantes a participar en actividades que puedan convertirse en una parte integral de sus vidas. Se les debe animar a buscar la relación entre el esfuerzo y los resultados, a probar nuevas actividades, a aceptar desafíos y a aprender de los fallos redefiniendo la definición de éxito.

 

  • Autodirección

Los estudiantes pueden ir asumiendo una mayor responsabilidad por sus trabajos y acciones y trabajar de manera más independiente en cada tarea asignada. Los estudiantes deben también aprender a identificar sus propias necesidades e intereses, a establecer sus propias metas realistas para poder alcanzarlas y evaluar sus progresos.

 

  • Cuidar y ayudar a los demás

Los estudiantes deben recibir ayuda para desarrollar habilidades interpersonales y poder llegar con ellas al interior de sí mismos y a los demás. Brindar apoyo, mostrar preocupación y compasión sin esperar recompensa debe ser la línea fundamental. Los estilos de enseñanza, como el estilo recíproco, ofrecen buenas oportunidades para que los estudiantes se ayuden mutuamente en el aprendizaje. Para ello las estrategias de enseñanza deben seleccionarse cuidadosamente y promover la responsabilidad y el desarrollo de la preocupación por los demás.

 

Estrategias de enseñanza para lograr un buen nivel de responsabilidad

 

  • Promover el conocimiento de los objetivos y los diferentes niveles es esencial para el éxito del programa. Los maestros deben aprovechar las diferentes oportunidades para ayudar a los estudiantes a aprender sobre todos los puntos anteriores y buscar actividades relacionadas invitando después a los estudiantes a compartir sus experiencias. Los maestros pueden crear oportunidades seleccionando cuidadosamente juegos que promuevan la cooperación y la inclusión y ofreciendo experiencias que ayuden, por ejemplo, a ver la relación entre esfuerzo y resultados.
  • Los estudiantes que se comportan mal, no quieran participar o colaborar o infrinjan las normas pueden optar por sentarse o cambiar su comportamiento. También se puede permitir a los estudiantes elegir su nivel de esfuerzo, siempre que su falta de esfuerzo y elegir una serie de tareas moderando su dificultad de manera progresiva. También se debe ofrecer a los estudiantes más colaborativos la oportunidad de elegir ayudar a otros estudiantes en la clase si se considera oportuno.
  • La autorreflexión fomenta el crecimiento personal, y por eso se les puede pedir a los estudiantes que reflexionen sobre lo que hicieron y sintieron durante la clase en relación con cada paso. Dicha reflexión también puede hacerse a través de la escritura, mediante una lista de verificación o un debate.

 

respeto-disciplina-niños

 

A menudo los maestros tienen reglas demasiado estrictas y muchas veces dichas reglas se expresan en términos negativos, enfatizando lo que no se debe hacer en lugar de lo que se debe hacer. Algunas reglas o pasos bien definidos, junto con unas expectativas claras, pueden ayudar a los niños a comportarse de manera responsable y a reducir los problemas de disciplina en el aula. Por ejemplo, con respecto al respeto por los derechos y sentimientos de los demás, una buena dinámica puede ser la de hacer hincapié en jugar limpio, usar el material correctamente, no empujar, turnarse, prestar atención cuando el maestro hable, etc. Este tipo de pautas, junto al uso de técnicas sólidas de gestión del aula, pueden ayudar a los estudiantes a aprender de manera mucho más efectiva sobre la importancia de la disciplina.

 

 




Autor: Almudena Orellana

Cofundadora del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, escritora creativa y redactora jefe. Leer más

Comparte este artículo en

1 Comentario

  1. Buenas tardes, me dio gusto leer el artículo, darme cuenta que lo que he estado trabajando en el aula tiene sustento. He recibido comentarios de estar loca o no hacer nada. No obstante, considero que aunque más lento es más de mayor benéfico porque los alumnos perciben el valor y sentido de lo que hacen.

    Publicar una respuesta

Responder a ANA Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *