Pautas para corregir las dislalias en los niños

Uno de los problemas que aparece con mucha frecuencia en la etapa de Educación Infantil es, sin lugar a dudas, la pronunciación incorrecta de las palabras en el acto del habla, es decir, la articulación inadecuada de un fonema o grupo de fonemas. A este defecto articulatorio se denomina dislalia. En este artículo realizado por el EOEP DE BENAVENTE os daremos pautas para que se puedan corregir de manera directa:

 

  • Pronunciación del fonema /d/:

La articulación de este fonema, en cuanto a la posición de los órganos articulatorios, es semejante a la del fonema /t/, con la diferencia que aquí se da vibración de las cuerdas vocales. Los labios permanecen entreabiertos, los dientes algo más separados que para la /t/. La punta de la lengua apoyada en  la cara interna de los incisivos superiores, sobresaliendo ligeramente de ellos y sus bordes laterales apoyados en las arcadas  dentales del maxilar superior. Como la tensión lingual no es intensa, la salida del aire, al retirar el obstáculo de la lengua, es suave.

 

  • Pronunciación del fonema /f/:

El labio inferior se sitúa bajo los dientes superiores y la punta de la lengua detrás de los incisivos inferiores. El dedo índice apretará el labio inferior hasta tocar el borde de los incisivos superiores. Así se notará la vibración y salida del aire.

A modo de juego, que consiste en mantener el labio inferior ligeramente sujeto por los dientes superiores, de forma que si se descoloca se pierde el juego, se pedirá que sople haciendo sonido y de esta forma, de manera indirecta, se conseguirá fácilmente la /f/, prosiguiendo el juego con la emisión seguida de las vocales.

 

  • Pronunciación del fonema /K/:

Generalmente, es sustituido este sonido por /t/, al situar la punta de la lengua tras los incisivos superiores, sin elevar la parte posterior hacia el velo.

Para obtener esta articulación nos valemos del sonido auxiliar /t/ haciendo pronunciar al niño “tata” con energía. En este momento, presionamos con el depresor (dedo, boli) sobre la punta o predorso de la lengua, empujándola hacia el fondo de la cavidad bucal, para que su base se ponga en contacto con el paladar. De esta forma se obtiene fácilmente el fonema /k/ y el niño siente la explosión del sonido.

Si el niño articula la /g/, le podemos hacer que articule “gaga” en voz baja y repetidamente y así, al perder la sonoridad con la voz susurrada, se puede obtener ka.

 

  • Pronunciación del fonema /g/:

Se articula como la /k/, pero con vibración de las cuerdas vocales. El ápice de la lengua apoyado en los alvéolos inferiores, tocando con el postdorso el velo del paladar. Como en el fonema anterior, el punto de contacto se adelanta si le sigue la /e/ o la /i/. Aplicando la mano sobre la parte anterior del cuello, se perciben con claridad las vibraciones laríngeas.

Una forma de obtener su articulación correcta, si domina la /k/ es a partir de ésta, añadiéndole las vibraciones laríngeas, que percibirá por el tacto sobre la garganta del reeducador y luego sobre la suya.

También valiéndonos del sonido auxiliar /k/, al que le anteponemos una /n/, obtenemos la sonoridad que precisa. Le hacemos repetir al niño “enke” o “enki”, tapándole a la vez las narices y así conseguimos la /g/ sonora.




  • Pronunciación del fonema /z/:

Para su articulación, la punta de la lengua se estrecha y se sitúa entre los incisivos superiores e  inferiores, sin cerrar por completo la salida del aire, tocando con sus bordes los molares, para evitar

la salida lateral del aire.

Su corrección es sencilla en los casos de dislalias y se supera con facilidad. Colocada la lengua en la posición correcta, se le hace soplar al niño sobre su mano o sobre un papel para que pueda percibir la salida del aire. Luego se van añadiendo vocales para que articule correctamente el fonema.

 

  • Pronunciación del fonema /s/:

Se articula con los labios entreabiertos y las comisuras algo retiradas hacia los lados. Los dientes ligeramente separados y el ápice de la lengua apoyado en los alvéolos de los incisivos inferiores, dejando una pequeña abertura redondeada. Los bordes de la lengua tocan los molares superiores y las encías, evitando la salida lateral del aire y formando un estrecho canal central por donde pasa la corriente aérea que choca contra los dientes superiores y sale rozando el borde de los incisivos.

Como estimulación previa, son de gran utilidad todos los ejercicios de soplo, así como los de  agilización de la lengua, cuya posición defectuosa es en muchos casos la causante del sigmatismo.

 

  • Pronunciación del fonema /l/:

Para su articulación los labios permanecen entreabiertos y los dientes algo separados, permitiendo ver la cara posterior de la lengua, cuyo ápice se apoya en los alvéolos de los incisivos superiores y sus bordes en las encías, quedando a ambos lados una abertura lateral por donde sale el aire fonador, que al chocar con la cara interna de las mejillas, las hará vibrar. Esta vibración se podrá percibir al tacto si se aplica la mano con suavidad sobre la mejilla. Las cuerdas vocales vibran con la emisión del fonema.

Es conveniente hacerle notar al niño la salida lateral del aire, al percibir al tacto las vibraciones de las mejillas.

 

  • Pronunciación del fonema /Ch/:

Para ser articulado los labios avanzan hacia delante y se separan un poco entre sí dejando ver los dientes, que también están ligeramente separados. El predorso de la lengua se apoya en la región prepalatal, formando en principio una oclusión momentánea, que evita la salida del aire, mientras los bordes de la lengua tocan los molares. En un segundo tiempo, el predorso de la lengua se separa del paladar, produciéndose la fricación con la salida del aire por un estrecho canal formado por el dorso de la lengua y el paladar. La punta de la lengua no desempeña en este fonema ningún papel especial.

Para corregirlo, después de indicar al niño la posición que ha de tomar la lengua, se articula frente al dorso de su mano la /ch/ y la /s/, para que pueda percibir la distinta forma como sale el aire en una y otra. En la /ch/ la corriente espirada de aire es más violenta y más caliente, mientras que en la /s/ el aire sale con más suavidad, de forma silbante y es más fresco.

También se puede conseguir esta articulación a partir del sonido /ñ/, si éste se domina, por tener ambos el mismo punto de articulación lingupalatal. Se pide al niño que sitúe la lengua en la posición de éste último fonema, colocándole el depresor entre los dientes para evitar el silbido de la /s/, pidiéndole que articule la /ch/, a partir de esa postura, de manera explosiva.

También a partir de la /s/ se puede lograr la /ch/ haciendo que emita la /s/ de forma explosiva. Otra forma de conseguirla será imitando el estornudo sobre la mano o tratando de imitar el sonido de la locomotora.




  • Pronunciación del fonema /r/:

Se articula con los labios entreabiertos, permitiendo ver la cara inferior de la lengua levantada hacia el paladar. Los bordes laterales de la misma se apoyan en las encías y molares superiores, impidiendo así la salida lateral del aire y la punta toca los alvéolos de los incisivos superiores. El aire se acumula en la cavidad formada por la lengua y el paladar. Al pronunciar el fonema, el ápice de la lengua se separa momentáneamente y al desaparecer la breve oclusión sale el aire en forma de pequeña explosión, que se puede percibir al colocar el dorso de la mano frente a la boca se da entonces una vibración pasiva de la lengua, producida por la presión de la corriente de aire espirado, que actúa sobre ella.

Como en la articulación de este fonema juega un papel muy importante la lengua, su tono muscular y su agilidad, es preciso comenzar el tratamiento con todos los ejercicios de lengua ya descritos anteriormente.

Otra forma del tratamiento indirecto serán todos los ejercicios de vibración de labios, así como situar la punta de la lengua en contacto con los alvéolos superiores y hacer soplar al niño en esta posición.

Un modo de obtener el fonema /r/ es partiendo de la pronunciación de /t/ y /d/ para las cuales la lengua tiene que situarse en una posición semejante a la /r/. Frente al espejo hacemos pronunciar al niño, sin ninguna tensión en la lengua y lo más bajo posible los sonidos t, d, t, d,… después de una inspiración profunda y mientras dura la espiración, haciendo recaer siempre la fuerza del acento sobre la /t/. Es preciso que esto se haga suavemente, con movimientos linguales lo más pequeños posible, haciéndole acelerar el ritmo poco a poco, hasta hacerlo rápidamente. Al realizar el niño este ejercicio, no hay que centrarle en que debe pronunciar la /r/, pues en este caso se esforzará en emitir el fonema de la forma defectuosa en que solía hacerlo, sino que, a través de estos sonidos auxiliares, deberemos conseguir el fonema, nuevo para él, de /r/ correcta.

Otra forma de ejercicios será hacer pronunciar al niño una /d/ prolongada, para que el aire penetre en torbellino entre la punta de la lengua y la parte anterior del paladar duro, produciéndose un sonido de zumbido, durante el cual se deja sentir la vibración de la punta de la lengua.

Puede haber casos en que se pronuncie bien la combinación “tra” y entonces convendrá partir de ella para lograr la /r/. Se le hará repetir este grupo, tratando de alargar cada vez más la /r/: tra, trra, trra… para ir poco a poco, separando la consonante inicial: t.ra, t.ra, t.ra,. Este ejercicios e repetirá igualmente con las restantes vocales.

 

  • Pronunciación de fonema /rr/:

Los órganos de la articulación se colocan como en la /r/, pero aquí la punta de la lengua vibra repetidas veces, al formar varias oclusiones contra los alvéolos. El ápice de la lengua hace presión sobre la protuberancia alveolar, pero la presión del aire vence su resistencia permitiendo la salida de la corriente aérea. La resistencia lingual, hace volver a la lengua a su posición primitiva, repitiéndose nuevamente el mismo movimiento con gran rapidez, dando lugar a la salida del aire en pequeñas explosiones. La correcta pronunciación de este fonema exige una gran agilidad en la punta de la lengua.

Cuando se da el caso de que el niño domina esta vibrante simple, esta puede ser utilizada como sonido auxiliar para conseguir más fácilmente la vibrante múltiple. Se le hará pronunciar una /r/ prolongada, lo más anterior posible, muy bajo y con la menor fuerza. Entonces, le hacemos avanzar la mandíbula inferior un poco hacia delante y ayudando el reeducador con sus dedos sobre las mejillas del niño, le lleva los labios también hacia delante, continuando con la pronunciación de la  /r/ suave, que irá acercándose, de esta forma, cada vez más a la vibrante múltiple.

Otra forma de obtener la /r/ es a partir de las combinaciones tra, pra… o de las sílabas inversas ar… haciéndole alargar la r, como se indicaba para el fonema anterior.







Autor: Bosque de Fantasías

Comparte este artículo en

2 Comentarios

  1. Excelente y clara la información dada en este articulo

    Publicar una respuesta
  2. Me encantan los artículos que publican.! Soy Fonoaudiológa y me aportan en mi quehacer profesional!Gracias por compartirla.

    Publicar una respuesta

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies