No trates a tus hijos como si fueran tontos. 4 maneras de no hacerlo.

no trates niño tontosQué gran contrariedad es oír a los padres hablar de sus hijos como los más listos e inteligentes del mundo y a la vez ver como se dirigen a ellos como si fueran tontos. Ya sea hablándoles como si tuvieran menos edad de la que tienen (con sonidos y expresiones que utilizamos para comunicarnos con bebés) o no dejándoles hacer nada como si fueran inútiles o incapaces de aprender.

Nada más negativo para el desarrollo del niño que esta forma de actuar con ellos, y por desgracia demasiado habitual. Veamos de qué manera podemos estimular al pequeño para que cada día avance un poco más en su aprendizaje y se sienta valorado:

 

  1. Confía en sus capacidades

Tu hijo es una persona única perfectamente capaz de aprender lo que le expliques. Seguramente en algunas cosas tendrá más facilidad que en otras, pero eso sólo quiere decir que tenemos que tener a veces un poquito más de paciencia. Es asombroso ver como el simple hecho de confiar en una persona hace que ésta logre antes su objetivo. Es el efecto mágico de la confianza, que nos da alas para llegar donde queramos.

  1. Háblale como a un adulto

Por favor, trata a tu hijo de tú a tú. Dirígete a él como si fuera tu igual, porque lo es. No por ser más bajito es tonto o merece menos respeto. Comunícate con él pacientemente, explícale cuando sea necesario y jamás subestimes su inteligencia. De esta forma consigues que se sienta mayor y por lo tanto se responsabilice de sus actos y tenga confianza en sí mismo. Además de que hablándole como a un adulto aumentará su vocabulario sin darse cuenta. Cuando vemos un niño que tiene un dominio amplio del lenguaje, detrás hay un padre o una madre que le habla como a un adulto.


 

  1. Valora sus logros

No se trata de hacerle creer que es el mejor (que puede ser negativo), sino de que sea consciente de sus avances y que vea los resultados de su esfuerzo y se sienta reconocido por ellos. ¿Qué mejor estímulo que nuestro ánimo para seguir adelante?

  1. Déjalos equivocarse

Tan importante como avanzar es saber tomar otro camino después de una equivocación. Como padres tenemos que dejar que nuestros hijos decidan, elijan, se equivoquen y comiencen de nuevo dándose cuenta de qué es lo que tienen que modificar en su comportamiento. Sólo así se aprende de verdad. Evitemos solucionarles los problemas, sí podemos ayudarles si lo necesitan pero alentándolos siempre a pensar por sí mismos.

 

Si seguimos estas pautas a diario estaremos contribuyendo a que desde pequeños nuestros hijos maduren de forma sana sintiéndose seguros y capaces, y no tontos, lo cual sin duda es una garantía para que sepan desenvolverse en la vida. A veces cuesta no verlos como seres indefensos pero hay que hacer un esfuerzo. Seguro te llena de orgullo contemplar cómo reaccionan ante dificultades e imprevistos encontrando alternativas y soluciones que, a lo mejor, ni a ti se te habían ocurrido.







Autor: Carolina Cuello

Escribo desde siempre, por trabajo y por placer. Creo que la palabra escrita puede cambiar el interior de las personas y es en lo que pienso cuando redacto un nuevo artículo. Más información

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR