Cómo manejar el mal comportamiento de los niños

Para nadie es un secreto que, en algunos momentos, los niños pueden portarse mal y en situaciones que son totalmente incorrectas. Lo importante es, en cualquier caso, que este tipo de comportamiento sea algo puntual y no suponga un desarrollo progresivo de la mala conducta, llegando a presentarse también  insultos, mentiras, gritos o, incluso, agresividad.

Bien es cierto que podemos procurar prevenir que esto suceda aprendiendo cómo manejar el mal comportamiento infantil desde el principio. De esta forma podremos evitar que una mala conducta termine derivando en tristes y lamentables hábitos.
 


 

Cosas a tener en cuenta como padres y/o educadores

  • Claridad en las palabras: cuando comenzamos a aplicar instrucciones a los niños no es tan eficiente decir pórtate bien o no te portes mal, como explicarle exactamente qué es lo que puede y no puede hacer en la situación que se está presentando. De esta otra forma sabremos cómo manejar el mal comportamiento infantil y el niño recibirá instrucciones precisas mucho más adecuadas para su comprensión, que las frases abiertas y poco concisas que pueden dar lugar a variables interpretativas.
  • Aplicar la coherencia y la constancia: Si queremos enseñar a nuestros hijos a controlar y manejar el mal comportamiento, algo que jamás debemos olvidar es que muchas de las cosas que ellos hacen las hacen porque lo han aprendido de otro lugar, siendo los principales espejos de la vida en el desarrollo del comportamiento de los más pequeños. La coherencia de nuestras palabras, por tanto, es fundamental y debe ir de la mano de la constancia de nuestros actos.


    De nada sirve decirles que no deben comer dulces si a la mínima nosotros nos agarramos al chocolate para calmar nuestra ansiedad, por poner un ejemplo cotidiano. Y es que uno de los errores más comunes es la mentira, aplicada en este caso a no predicar con el ejemplo, algo fundamental en cuanto al comportamiento de los niños.
  • Comunicación y complicidad con límites: la familia suele ser uno de los principales escollos a la hora de afrontar la educación de los niños con éxito, y es que los abuelos pueden hacer justamente lo contrario de lo que nosotros nos hayamos planteado como ideal para acabar con el mal comportamiento, lográndose poco o nada en cuanto a la coherencia necesaria frente a los más pequeños. Este, sin duda, es uno de los puntos a manejar más difíciles de la educación, de manera que no dudes en aclarar a tus familiares que tú eres su responsable máximo y que deben poner de su parte a la hora de dar ejemplo y establecer y cumplir las reglas que se hayan puesto o los logros conseguidos se terminarán desvaneciendo.






Autor: Bosque de Fantasías

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies