Cómo llegar a acuerdos con tus hijos

acuerdos con tus hijosAunque a veces parezca un imposible el hecho de poder llegar a acuerdos o de entender a tu hijo porque cambia de opinión constantemente, recuerda que sí es posible. Como adultos, y sobre todo en los primeros años de vida de nuestros hijos, pareciera que todo son caprichos y que actúan continuamente sin sentido alguno. Lo cierto es que hasta casi los 3 años de edad, los niños experimentan un nacimiento continuo de neuronas y aún no actúan con un razonamiento lógico, sino al son de sus emociones puras y duras.

Si tu hijo pequeño te dice que quiere subir al tobogán cuando os encontráis en el parque, será probablemente porque haya visto a otros niños y le haya parecido que puede ser algo divertido, sin embargo, es probable que antes de que lleguéis ya haya cambiado de idea y quiera ir al columpio. Permanece tranquilo, porque en realidad tu hijo ante este tipo de situaciones no busca volverte loco ni cansarte más de lo que ya estés a la salida de un día duro de trabajo, sino que son sus emociones las que le empujan a menudo de un lado a otro a actuar sin razón aparente. Ni siquiera tu hijo comprende muy bien por qué quiere una cosa y al momento desea otra, y eso es lo que hace que no pueda responder a tus porqués y parezca sumergirse en un estado de vacilación constante.

[pro_ad_display_adzone id=”2029″ class=”publiadscentro” ]

Bien es cierto que a pesar de que tus hijos no sepan muy bien por qué lo hacen al actuar meramente por impulsos, puedan llegar a crear una situación muy tensa en público que te haga enfurecer o ponerte nervioso/a. Procura siempre en este tipo de casos mantener la calma y actuar de una forma que logre comprender. Dale tiempo para pensar bien en aquello que realmente quiere y desea, lo que probablemente le lleve un tiempo, y si cambia de opinión dile que no pasa nada y que le guardarás ese caramelo que ya no quiere para después, o que si ya no quiere ir al tobogán podéis acercaros más tarde u otro día. De esta forma el niño dispondrá de tiempo suficiente para reflexionar y sentir qué es aquello que de verdad quiere o qué no.

Deja que forme poco a poco su lista de prioridades y deseos sin regañar o discutir por sus cambios de opinión. El hecho de no coartarle en el proceso, hará que cada vez se vaya sintiendo más seguro de sí mismo y de sus propias decisiones, menguando su indecisión.







Autor: Bosque de Fantasías

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies