La importancia de los refranes

refranes para niñosLa palabra refrán deriva de la lengua francesa y en concreto de la palabra refrain, y su significado viene a decir que hablamos de una especie de sentencias breves. En realidad los refranes son tan antiguos como los proverbios, solo que con el tiempo, en torno a la Edad Moderna, adquirirían un nuevo matiz relacionado de forma más concreta a frases populares y no tanto religiosas como los proverbios en su origen.

Los refranes son textos muy breves que carecen generalmente de autor, puesto que proceden de ideas populares y locales que iban transmitiéndose de generación en generación debido a su brevedad, y también a sus frecuentes rimas fáciles de asimilar por todo tipo de público.

Los refranes nos ayudan a conocer el mundo a través de los ojos de quienes nos precedieron. En ellos nuestros antepasados nos hablaban del tiempo, de las costumbres de un determinado lugar, del destino, de aspectos sociales de la vida o existenciales…Eso sí, en la mayoría de las ocasiones estos refranes tenían un carácter ideológico y/o aleccionador, entonando de esta forma esa “sentencia breve” a la población que nos indica la etimología de su propio nombre, refrán.

Si bien es cierto que la mayoría de ellos han ido quedando en desuso, bien porque ya no se cumplen o porque contienen demasiados tópicos o ideas negativas que hoy en día es preciso desterrar, como el machismo, lo cierto es que entrañan una parte muy importante de nuestro acervo cultural y por ello es preciso conocerlos.

 

ORIGEN Y SIGNIFICADO DE LOS REFRANES

La experiencia de un pueblo, o de un determinado grupo o lugar, era la encargada de acuñar estas frases breves a modo de experiencia de vida. Experiencias que muestran una parte muy importante de nuestro pasado fundamentado en la cultura oral como consecuencia del elevado analfabetismo que existía entre las capas generales de la sociedad.  Por eso los refranes han sido tan populares entre nuestros abuelos, porque con ellos adquirían ciertas sabidurías y eran capaces de asimilar situaciones de la vida que acumulaban como experiencia vital y cultural, al margen de haber podido acudir a la escuela o no.

No dejemos que estos pequeños tesoros desaparezcan o se acumulen tan solo entre las paredes de una residencia para ancianos o de una humilde casa de cualquier zona rural. Hagamos que nuestros pequeños también tengan el privilegio de compartir lo que fueron auténticas tradiciones del pasado, aunque solo lo hagan para adquirir conocimientos de nuestro pasado histórico y cultural, y no tanto para tomar los refranes populares como verdades absolutas o axiomas.

En el Bosque, que abogamos por el fomento de la lectura, creemos que es necesario tener un buen libro de refranes en casa o en el colegio, para que de este modo los niños puedan acercarse a ellos y aprenderlos como hicimos nosotros o nuestros abuelos, preservando así lo que nuestros antepasados tanto cuidaron y valoraron. Porque, quien a los suyos se parece, honra merece…





Autor: Bosque de Fantasías

Comparte este artículo en

2 Comentarios

  1. Excelente artículo! Gracias por pensar en lo que pueden heredar la sabiduría popular y enriquecer así lo que los libros nos otorgan.

    Publicar una respuesta
    • Gracias Carla, todo lo popular es muy valioso para los niños, no podemos permitir que se pierda 🙂

      Publicar una respuesta

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR