Detrás de todo niño difícil hay una emoción que no sabe expresar

Un niño “difícil” no es producto de una mala crianza. Este dato es importante, ya que muchos padres se sienten culpables y no es así. Lo que sí es cierto es que hay que tener mucha paciencia, comprensión, dosis extra de atención y hasta un plus de creatividad para lidiar con ellos. Estos niños generalmente reprimen alguna emoción, lo cual les produce tensión, nervios y caos hasta que ni ellos mismos saben qué les pasa. A veces sienten rabia, tristeza, enfado e incluso hastío.

Nos enfrentamos a un reto: tenemos un niño especial, más sensible que el resto, por lo que tenemos que tener claro que detrás de cada enfado, rabieta o bloqueo, lo que hay es alguien pidiendo ayuda a gritos.

¿Qué podemos hacer? Pues, básicamente, seguir a rajatabla estos 4 pasos:

  1. Reforzar positivamente

Los niños difíciles tienen baja autoestima y son muy frágiles, nunca lo olvidemos. Por eso hay que evitar toda valoración negativa que lo único que generará es más ansiedad en el pequeño. Por el contrario, cualquier comentario positivo del tipo “confío en ti”, “tú puedes hacerlo”, “estoy contigo y te apoyo”, “tranquilo, pasará” o “eres especial” tendrá un efecto balsámico que le hará sentirse querido y no recriminado.

  1. Crear una comunicación de calidad

Hay que hablar con ellos a diario escuchándoles de verdad, sin compararles con sus hermanos u otros niños. Sin juzgarles, respetando sus ideas, conversando y compartiendo. Hay que evitar reírse de sus problemas pues para ellos son muy importantes y pueden perder la confianza que ya se había ganado. Tampoco les interrogues ni empieces un diálogo con sentencias tipo: “siempre estás igual”, “no sabes hacer nada”, “no vas a poder”, porque esto elimina cualquier posibilidad de avance en su actitud.





  1. Trabajar en su equilibrio interno

Debemos enseñarles que la respiración puede servir para calmar las emociones y curar el enfado, que compartir sus penas puede ser liberador y que saber discutir pacíficamente para llegar a un consenso, a un punto de encuentro común, es de personas inteligentes que se esfuerzan. También es muy útil que aprendan a relajarse haciendo algo que les distraiga o les motive usando el poder infinito de la concentración. Y que sepan que llorar no es malo, al contrario, es una emoción tan necesaria como la risa. Con todo este camino hecho ya será más sencillo que aprendan a lidiar con la frustración, puesto que no todo va a ser siempre como ellos quieren. Ahora ya están listos para aprender a escuchar a los demás desde su tranquilidad, lo más complicado del proceso.

  1. Humor, empatía y responsabilidades

En caso de que no sepamos cómo salir del momento de tensión, echar mano de la risa no suele fallar. Acercarnos a nuestro hijo con humor haciéndole ver el lado más irónico de la situación puede ser el remedio. Ponernos en su lugar también es bueno porque nos ayudará a entenderle y a que él también se ponga en el de los demás. Preguntarle si se ha parado a pensar como se ha podido sentir su abuela, su hermana o su amigo por una situación pasada, le hará poco a poco reflexionar y variar su perspectiva. Ya, por último, hacerle responsable de sus actos para que vea y aprenda que todo lo que uno hace tiene consecuencias será vital, ya que le hará tener más control sobre sí mismo y sobre su entorno.

 

expresar emociones







Autor: Carolina Cuello

Escribo desde siempre, por trabajo y por placer. Creo que la palabra escrita puede cambiar el interior de las personas y es en lo que pienso cuando redacto un nuevo artículo. Más información

Comparte este artículo en

2 Comentarios

  1. Buenos días, me parece interesante lo que muestran es éste Post, tengo un sobrino (hijo de mi cuñada) que hace 4 años su mamá falleció cuando el tenía 4 añitos de edad, y ahora ya tiene 8 años y su papá nunca se hizo cargo de él. Tiene problemas en el colegio, está haciéndose en los pantalones y eso me preocupa xq no quisiera q mi sobrino adopte un comportamiento negativo, nunca habla de su mamá desde que falleció, y desobedece a su abuelay sus tías que están a cargo de él y su hermana, que puede estar pasando en la cabezota de él?

    Publicar una respuesta
    • Querida Paola,
      Lamentamos mucho lo que nos comentas.Si una pérdida se convierte en algo tremendamente difícil para los adultos, imagínate lo que puede llegar a ser para un niño tan pequeño.Vamos a transmitirle a nuestra especialista tu duda y en breve publicaremos un artículo sobre el tema de la pérdida. Un abrazo para ti y tu sobrino y gracias por acompañar al Bosque de Fantasías.

      Publicar una respuesta

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies