8 trucos para no estudiar de memoria

Lo importante no es memorizar sino entender, comprender lo que estudiamos y enseñar a los niños a que lo hagan.

Estudiar de memoria es aburrido y nada útil. Al terminar el examen difícilmente recordarán lo que han aprendido. Tan importante para esto es el ambiente como la disposición. A continuación te damos unos consejos que te servirán para que tu hijo aprenda recordando lo que estudia:

 

  1. Dormir muy bien y comer sano

El primer consejo para aprender  de manera eficaz es descansar las horas necesarias según la edad. Un niño no puede estar receptivo y espabilado para empaparse de nuevos conceptos si no duerme correctamente. Así que acostarse a la misma hora todos los días y pronto es lo principal.

Por otro lado una dieta variada y rica en fruta, verdura, cereales, carne y pescado es básica para su desarrollo tanto físico como mental. Intentar que tenga un horario de comidas y evitar azúcares y grasas en exceso.

 

  1. Aprender como diversión

Si conseguimos que nuestros hijos vean el aprendizaje como un descubrimiento fantástico en vez de cómo una obligación tenemos mucho ganado. El sistema a veces no es el ideal (saturación de niños, rutina, maestros sin motivación) y los va aburriendo según crecen. Podemos desde casa poner nuestro granito de arena contagiándoles el entusiasmo por aprender desde pequeños.

 

  1. Recurrir a los cuadernos

Plasmar en papel lo que se está aprendiendo, ya sea escribiendo, haciendo listas, dibujando personajes, relacionando conceptos, usando esquemas sencillos para recordar y asimilar de forma efectiva.

 

  1. Seguir un hábito

Si se repasa a diario lo visto en la escuela se consigue retener la información con más facilidad evitando “atracones” de última hora. Los conceptos se van afianzando día a día y se comprenden mucho mejor. Y si algo no se ha entendido bien es el momento de reforzarlo antes de que se vean datos más avanzados y se acumulen las dudas.
 


 

  1. Tener un espacio exclusivo

Si es posible dedicar un espacio cómodo, ventilado y tranquilo al estudio, en donde no se haga otra actividad ni se relacione con otra cosa, para que se concentre exclusivamente en estudiar.

 

  1. Explicar lo aprendido

Pídele a tu hijo que te cuente lo que ha estudiado, que se explique con sus propias palabras. Primero le costará pero irá asimilando y organizando su pensamiento. Hacer una historia de la lección le ayudará a recordarlo sin dificultad.

 

  1. Desconectar

Conviene que el niño comience a estudiar relajado y a los 40 min se tome un descanso para despejarse. Caminar, tomar el aire, bailar, reírse, jugar a algo durante 10 minutos y recomenzar la tarea con más ánimo y ganas.

 

  1. Usar técnicas de asociación

Enseñarle a relacionar a través del juego los datos que más le cuesten. Por ejemplo, escenificar historias con sus muñecos o practicar matemáticas con chapas. Cualquier manera de vincular el juego con el estudio sirve para que el niño lo disfrute y lo memorice sin esfuerzo.







Autor: Carolina Cuello

Escribo desde siempre, por trabajo y por placer. Creo que la palabra escrita puede cambiar el interior de las personas y es en lo que pienso cuando redacto un nuevo artículo. Más información

Comparte este artículo en

2 Comentarios

  1. Gracias por sus enseñanzas siempre las pongo en practica.

    Publicar una respuesta

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies