10 Claves para que tus hijos recuperen las asignaturas suspensas

 

Recuperar las asignaturas en verano. Acompaña a tus hijos en el proceso

Ha acabado el curso y tu hijo ha suspendido. No pasa nada. Tenemos todo el verano para que en septiembre recupere la o las asignaturas sin problemas. Antes de nada hay que mantener la calma, no son necesarios los dramas ni nos aportarán nada. Recuerda que tu hijo necesita que estés animado para transmitirle la fuerza que precisa para afrontar el reto de aprobar lo suspendido en septiembre.

No vamos a quitarle importancia al hecho de suspender, pero tengamos claro que no se acaba el mundo ni se juegan el futuro por no aprobar unas asignaturas un curso. Sí que es importante organizar un plan de acción sobre todo para que no vuelva a pasar.

La mayoría de los suspensos ocurren porque no se estudia lo suficiente y eso es lo que tenemos que remediar inculcando unos buenos hábitos de estudio. Pero vamos por partes, enfoquémonos en septiembre y enfrentemos con todo el ánimo y la confianza  en nuestros hijos el desafío que esto supone. Seguro que con estas claves salimos victoriosos y logramos que comiencen el nuevo curso con más confianza y seguridad en sí mismos.

 

  1. Importantísimo preparar un sitio apropiado para el estudio. Debe ser tranquilo, acogedor, cómodo y hasta es conveniente que esté cerca de nosotros por si hay que resolver alguna duda o simplemente que se sienta acompañado y apoyado.
  2. Determinar el horario de trabajo y cumplirlo. Preferiblemente por la mañana evitando el calor intenso y dejando el día libre para disfrutar y relajarse. Establecer las horas que sean necesarias según la cantidad de asignaturas que se hayan suspendido. Si son muchas hay que dar pequeños descansos entre horas.
  3. Imprescindible cumplir tanto los horarios como las reglas que se hayan establecido previamente. Conviene hacerlo con ellos llegando a un consenso, ponerlo por escrito e incluso firmarlo para que haya un compromiso en firme y sea más difícil echarse atrás.
  4. Acompañarlos en la realización de las tareas. Es bueno que hagan turnos mamá y papá. Implicarse les motivará más.
  5. También hay que pactar lo que pierde si no cumple con lo acordado.
  6. Tú eres su ejemplo a imitar. Tenlo en cuenta y sé responsable con tus compromisos.
  7. Sé realista, si no puedes ayudarle o te desbordan el trabajo o las dudas, contrata a un profesor particular.
  8. Revisa el trabajo, sus tareas. Que haga esquemas y resúmenes. Repasa, pregunta…, interésate por todo lo que esté haciendo. Corrígele los ejercicios y sugiérele si crees que puede hacer algo para mejorar.
  9. Es su obligación recuperar las asignaturas porque su “trabajo” es la escuela, así que no le premies porque termine sus tareas.
  10. Valora su esfuerzo, anímale a seguir, motívale y siéntete orgulloso de sus logros y sus avances. Que sienta que lo está haciendo bien y que tú lo sabes perfectamente. Si se siente estimulado rendirá mucho más y seguro se hace todo más fácil.

 

asignaturas suspensas

 

Así que… si este es tu caso, ponte en marcha. Anímate a sentarte con tu hijo o hija tranquilamente y a empezar con todo. Puede ser, además, una excelente ocasión para acercaros más y compartir un proyecto importante, lo que os unirá aún más.

¡Comencemos!







Autor: Carolina Cuello

Escribo desde siempre, por trabajo y por placer. Creo que la palabra escrita puede cambiar el interior de las personas y es en lo que pienso cuando redacto un nuevo artículo. Más información

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies