5 ideas y consejos para una zona de lectura Montessori

Prepara una zona de lectura para tus hijos al estilo Montessori

La pedagogía Montessori se basa en el orden, en lo sencillo y en dejar al alcance del niño el material que pueda necesitar para tocar, observar, curiosear y experimentar por sí mismo.

Aquí menos es más. En colores, en ambiente, en muebles… Cuanto más asequible sea la propuesta más fácil le resultará al niño aceptarla y hacerla parte indispensable de su entorno más querido. Un espacio diáfano en el que las propuestas sean claras y directas va a hacer al niño más receptivo a lo que se pretende introducir en su vida para siempre con esta idea, los libros.

El lugar estará dividido en distintas áreas: vida práctica, sensorial, lenguaje, matemáticas, arte y ciencia.


  1. Primordial: Los libros a mano.

Muy importante es que el niño tenga acceso a los libros. Hay que poner todo el material espaciado y a su altura, de forma que él pueda escoger, sacar, poner y hojear cuando quiera y sin necesidad de ayuda.


  1. Cada libro tiene su espacio.

No los amontonaremos, sino que le daremos un sitio a cada lectura y así estarán ordenadas  y a la vista, teniendo el protagonismo que se merece cada portada. Además, de este modo será más fácil que el niño mantenga un orden. En Montessori es básica esta premisa, pues el estar rodeado de orden hace que la mente esté más despejada y dispuesta. Rotaremos los libros para tener variedad, incluso los que nos preste la biblioteca pueden decorar el lugar temporalmente como “invitados”.


  1. El ambiente, pieza clave.

Debe ser luminoso, muy cómodo, íntimo, que invite a la reflexión y al relax. Una alfombra o moqueta, muchos cojines, colores suaves, pasteles o neutros, tranquilidad. Materiales cálidos y naturales sería lo ideal. Un ambiente cómodo que no le robe protagonismo a los libros.


  1. ¿Qué tipo de muebles u objetos vamos a usar?

Echemos mano de la imaginación para colocar los libros: estanterías, módulos, cestos, cajas de madera…, lo que se nos ocurra y tengamos facilidad para conseguir. En mimbre o madera, pintados o barnizados. El caso es que el niño se sienta de verdad en su rincón favorito y veamos como acude por voluntad propia al sitio viviéndolo y  haciéndolo suyo un poquito más cada día que pasa.


  1. La decoración puede ser vital.

Usemos la pared para dibujar o pintar algo que estimule la imaginación del niño y le dé al rincón un toque de magia: un barco, un árbol, un dragón, el fondo del mar, un cielo estrellado… ¿Qué le gusta? ¿Qué le llama la atención?


habitación montessori


El objetivo es que los niños sean felices y que poco a poco adquieran el hábito de la lectura no por imposición sino por iniciativa propia. Ahora solo queda empezar a idear el rincón de lectura más bonito del mundo para regalárselo a nuestros hijos. ¡Manos a la obra!

 

 

 

 







Autor: Bosque de Fantasías

Comparte este artículo en

1 Comentario

  1. En encanta las ideas de como inducir al niño a la lectura sin obligarlo… a través de rincones atractivos los niños mismos tendrán el interés para el descubrimiento de su auto aprendizaje.

    Publicar una respuesta

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR