Razones por las que debes agacharte para hablar con tus hijos

Detrás del título de este artículo puede parecer que se esconde algo poco trascendental o incluso absurdo, pero lo cierto es que muchas veces, detrás de los actos simbólicos y aparentemente poco importantes, se ocultan mensajes tan poderosos que influyen fuertemente en la edificación del carácter de una persona y sobre todo en el de los más pequeños.

Aunque no existe una fórmula mágica para criar hijos emocionalmente fuertes y saludables, se ha comprobado que desde la expresión corporal se puede, tanto edificar como dañar de manera profunda una mente en crecimiento, y por eso debemos estar atentos a este tipo de cuestiones.

 

La Escucha Activa

Es probable que hayas escuchado el término de Escucha Activa. Este término trata de cómo se debe procurar la generación de empatía con las personas, es decir, procurar ponernos en los zapatos del otro para comprender los mensajes que nos envíen y de esta forma poder responder con asertividad.

Cuando se trata de niños es más fácil conseguir que nos escuchen si nos situamos a su altura a la hora de hablar que lo contrario, ya que esta postura anuncia nuestra inclinación como adultos a la comprensión y al diálogo, alejándonos de la tradicional postura de jerarquía y autoridad que supone para un niño pequeño que les hablemos desde otro nivel y encima enfadados.

Con los niños el primer paso es estar a su altura. Nuestra disposición corporal, por tanto, envía mensajes concretos a los demás y muchos de ellos pueden ser positivos y muy valiosos para la educación de los niños.
 


 

10 mensajes positivos que como padre/madre envías si te agachas para hablar

  1. Estoy a tu altura, yo te escucho, pero deberás estar atento a mi respuesta también.
  2. Soy tu guía y quiero que me respetes, no que me tengas miedo.
  3. Evito construir un muro entre los dos, soy un puente en el que puedes recorrer mis enseñanzas.
  4. Escucho tus argumentos, sin gritar, pero no siempre estaré de acuerdo contigo. Te enseño cómo tener carácter y ser humilde cuando corresponda.
  5. Te respeto como mi hijo y como ser humano que eres.
  6. Te enseño cómo ser asertivo y te alejo de los berrinches, para que puedas construir comunidad desde ya, así como para cuando llegues a la edad adulta.
  7. Tu confianza en mí es lo más importante, no te defraudaré, aquí estoy como tu apoyo incondicional.
  8. Hablar de tus sentimientos positivos y negativos te ayudará a desarrollar habilidades sociales, muy importantes para construir una familia o un emprendimiento en tu vida futura.
  9. Me agacho para mirarte a los ojos y transmitirte tranquilidad y calma, aunque sientas que es un momento de mucha confusión.
  10. Me agacho para que puedas sentir que siempre puedes contar conmigo, no soy un ser inalcanzable. En esta casa no hay jerarquías, nos amamos y nos respetamos como seres humanos que somos.

 

Mensajes ultra positivos que sin duda los niños logran captar y absorber para su día a día y para su futuro, de modo que ya lo sabes, no te olvides de agacharte cuando quieras hablar con tus hijos y construye ya el camino hacia su felicidad.







Autor: Bosque de Fantasías

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies