Los cambios de humor en los niños: causas comunes

Cuando los niños llegan a los dos años de edad, experimentan diferentes tipos de emociones, pero no pueden controlarlas bien. ¿Quién no ha vivido que su hijo de repente comience a llorar y a gritar y a los pocos segundos se ponga a reír?

Estas reacciones tan exageradas pueden hacernos sentir impotentes, sin saber cómo reaccionar con ellos cuando tienen estos cambios de humor. Pero es importante diferenciar los cambios de humor producidos por frustraciones o situaciones que les hayan puesto tristes para intentar animarles, y los cambios de humor producidos por rabietas o malas conductas.

 

¿Cuáles son las principales causas?

  • Incapacidad de expresar sus necesidades y/o deseos

Cuando el niño es incapaz de expresar con palabras lo que quiere decir, es una causa común por la que puede frustrarse fácilmente.

  • Falta de conciencia del concepto del tiempo

La mente de los niños pequeños no tiene bien definido el concepto del tiempo. Siempre estarán preguntando cuánto tiempo falta para todo, aunque le hayamos dicho solamente 10 segundos.

  • Incapacidad de controlar emociones

Los niños adquieren esta habilidad a partir de sus propias experiencias y de su desarrollo emocional. Hasta entonces tendrán variaciones en su estado de ánimo de manera frecuente.

  • El cansancio y el hambre

No debemos olvidar que, para ellos, tener hambre o estar cansados después de jugar en el parque puede llegar a hacerles llorar. No entienden qué les pasa ni quieren renunciar a seguir disfrutando de lo que estén haciendo. Es, por tanto, un verdadero conflicto emocional.
 


 

¿Cómo actuar con los cambios de humor?

  • Ser comprensivos

Al tratar de entender por qué tienen estos cambios de humor, podemos ayudarles preguntando qué les ocurre o, si vemos que están agotados o han tenido un día duro, demostrándoles comprensión por nuestra parte.

  • No permitir que no cumplan las normas

Los niños recurren a mostrar rabietas para poner a prueba las reglas o normas que hemos establecido para ellos. Podemos intentar razonar dándoles respuestas que puedan entender, pero sin permitir que se salten las reglas.

  • Lucha de poder

Por lo general los niños recurren a expresar su insatisfacción exagerando sus reacciones, tratando de llamar la atención. Esto puede convertirse en una lucha de poder entre los padres y los hijos, así que debemos tratar de mantener la calma.

  • No está solo

Si nos sentimos desesperados muchas veces por los cambios de humor frecuentes en nuestros hijos, debemos consolarnos sabiendo que no estamos solos y que esto ocurre siempre.

  • Juega con tus hijos

Cuando un niño empieza a estar enfadado debemos tratar de distraer su atención. Proponle un juego divertido para intentar que se calme y fortalecer, de paso, los lazos afectivos entre vosotros.







Autor: Bosque de Fantasías

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies