La importancia de los límites en la infancia

Sabemos que las personas deben aprender a hacerse responsables de sus propios actos, sin embargo, esto resulta complicado cuando hablamos de los niños, puesto que responsabilizarse de cosas implica por parte de los adultos confianza y cesión de poder y de autonomía, y esto suele asustar.

Debemos saber, para nuestra tranquilidad, que dejar que los niños se vayan responsabilizando de cosas según su edad, no conduce necesariamente a que se conviertan en niños desobedientes o en niños tiranos, sino que suele suceder lo contrario. En cualquier caso, el establecimiento de límites concretos es la clave para hacer que los niños se desarrollen en ese término medio ideal de comportamiento.

No podemos decirles siempre que sí a todo ni siempre que no, y por eso es tan importante el establecimiento de unas normas de convivencia en el día y a día y en cualquier ámbito que nos movamos. Dichas normas ayudan a crear un ambiente mucho más seguro y estable en los más pequeños, permitiendo que sean conscientes con el paso del tiempo de lo importante que es seguirlas para vivir en armonía y para saber cómo actuar.

 

Los niños no buscan ser líderes

En realidad los niños pequeños son felices sabiendo que sus padres y sus maestros les protegen y evitan, en la medida de lo posible, que nada malo les suceda. Los niños pequeños necesitan de esas figuras de autoridad para poder crecer seguros y tranquilos, y la ausencia de normas hace que esa estabilidad emocional se desequilibre. Si no aplicamos normas fijas no habrá tampoco consecuencias concretas a los actos, y esto implicará que el niño no sepa a qué atenerse cuando no se esté portando de la manera adecuada o que ni siquiera logre comprender que ese está comportando mal, resultándole un juego de lo más divertido.
 


 

Cosas a tener en cuenta a la hora de poner límites

  • Comunícate con tus hijos o alumnos de forma clara y concisa.
  • Mantén una actitud tranquila en todo momento.
  • Sé firme a la hora de poner normas y sus consecuencias y no te las saltes bajo ningún concepto.
  • No caigas en la contradicción ni desautorices a otras personas responsables en la educación del niño/a.
  • No pidas a un niño que haga algo que sus responsables no hagan. Educa con el ejemplo.
  • Busca el término medio: ni demasiado estricto ni demasiado condescendiente.
  • No olvides nunca que las normas son necesarias para la vida, no te sientas mal por establecerlas.






Autor: Bosque de Fantasías

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies