¿Conoces el síndrome del juego inacabado?

En la actualidad parece que es cada vez más habitual que los niños crezcan rodeados de objetos y de juguetes: consolas, muñecas, coches, tabletas…. Los padres desean darles lo mejor y lo cierto es que cada vez son más los reclamos que existen y que ponen tanto a padres como a niños entre la espada y la pared. Sin embargo, esta embriaguez de juguetes no solo no hace necesariamente que un niño esté entretenido y divertido, sino que también puede generar el efecto contrario. A veces, más que ayudarles en su crecimiento, esta acumulación crea lo que se conoce como síndrome del juego inacabado.

 

¿Qué es el síndrome del juego inacabado?

Como consecuencia del exceso de juguetes, y aunque se crea que todo esto lo que hará será ayudarles más a jugar y hacerles más felices, se puede crear el  efecto conocido como síndrome del juego inacabado, y que no es otra cosa que la ansiedad generada por los más pequeños ante la acumulación y que impide que puedan centrarse en algo más de dos minutos seguidos. El niño, por más cosas que tenga, muchas veces no juega con nada de lo que tiene a su alrededor, o cuando lo hace, el tiempo que pasan es muy breve.

 

Efectos e influencias

Cuando un niño experimenta el síndrome del juego inacabado pueden sufrirse otras consecuencias relacionadas, como que su concentración disminuya y su interés por las cosas mengue, pero no solo en el juego sino en el resto de cosas de su vida cotidiana y tanto en el hogar como en sus estudios. Estos síntomas, además, pueden generar a la larga un aumento de la ansiedad progresiva.
 


 

La importancia de los juegos

Con esto no queremos decir que no se les deban dar juguetes a los niños, ya que este tiempo es muy importante y en él se van desarrollando diferentes habilidades que pueden ayudarles en el futuro y en la vida, como el desarrollo de su lado vocacional y artístico o su capacidad de aprendizaje y de creatividad. Pero sin lugar a dudas, evitar el exceso de juguetes es la forma más indicada que existe para combatir ese síndrome del juego inacabado en su desarrollo infantil y sus negativas consecuencias.

 

El valor de los juguetes

Otro de los efectos que se puede dar con este síndrome en los niños es la disminución del aprecio por las cosas y la pérdida de conocimiento en torno al valor de los juguetes y al trabajo que cuesta muchas veces el poder tenerlos.

Por todo ello es bueno observar a nuestros hijos y determinar si son víctimas del síndrome del juego inacabado para tomar medidas si es oportuno. Puede que al principio este comportamiento resulte cotidiano y propio de la infancia, y por ello no se le preste la atención necesaria, pero lo cierto es que es cada vez más habitual y como padres y educadores deberíamos tomar nota de ello por el bien de los peques a largo plazo.







Autor: Bosque de Fantasías

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies