Cómo actuar ante hemorragias nasales

A veces las hemorragias nasales pueden resultar muy escandalosas y hacer que nos pongamos nerviosos, alertando de que algo no va bien a nuestros hijos y haciendo que se asusten. Pero ante todo debemos mantener la calma y pensar que, en realidad, y a pesar de lo desagradable y alarmante que puede resultar, las hemorragias son algo común en la infancia. Siguiendo unos sencillos y prácticos pasos cuando esto ocurra, evitaremos que el niño pueda sufrir alguna complicación, revistiendo de normalidad la escena ante nuestros hijos.

 

Pasos a seguir ante las hemorragias nasales

  • Procura inclinar a tu hijo hacia adelante, ya que de este modo evitaremos que la sangre pueda bajar por la garganta en lugar de salir por la nariz.
  • No le indiques que lleve la cabeza hacia atrás, ya que esta es una costumbre que hemos heredado completamente errónea. Llevar la cabeza hacia atrás no permite que la sangre salga, como debe, por la nariz, pudiendo crear complicaciones como los vómitos de sangre.
  • Tapona la nariz lo más rápido posible pero sin alarmas. Gracias a la presión que la taponación ejerce, evitamos que siga saliendo sangre y hacemos que la coagulación sanguínea siga su curso habitual.
  • Debemos mantener la taponación durante unos diez o quince minutos, ya que es el tipo que precisa nuestro cuerpo para volver a un nivel adecuado de coagulación.

 

Una vez que la hemorragia nasal haya tenido lugar, debemos evitar reprochar al niño por posibles conductas que le hayan llevado a sufrirla, como hurgarse la nariz, y centrarnos en que se recupere lo antes posible sin salirnos de la normalidad para que no se alarme. Después ya tendremos tiempo para ahondar en las cosas que se pueden hacer para prevenir el que esto vuelva a suceder, cuando esto es posible.

Poner en los orificios de la nariz productos como la vaselina, puede ser bueno para calmar la irritación que la hemorragia pueda causar protegiendo las mucosas, así como para evitar que se vuelva a repetir en un escaso periodo de tiempo.

Y, sobre todo, no olvides que es casi imposible que exista algún niño que no sufra un episodio de hemorragia nasal durante sus primeros años de vida, y que aunque las causas pueden ser muy variadas, en general se trata de un episodio sin ninguna gravedad.







Autor: Bosque de Fantasías

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies